Es una alteración no inflamatoria que se manifiesta por dolor localizado en el músculo con rigidez y cuya característica primordial es la presencia de puntos gatillo.

El dolor miofascial tiene tres componentes:

¿Qué es el punto gatillo?

Un Punto Gatillo Miofascial es un punto irritable de dolor en una banda tensa palpable del músculo. Su dimensión puede ser desde un pequeño grumo, hasta un bulto grande. Son dolorosos a la presión y, cuando ese estimula puede evocar dolor referido.

¿Qué es el dolor referido?

Es un dolor en una zona provocada por un punto gatillo, siendo el doler referido un síntoma del dolor y el punto gatillo la causa

¿Cuál es su importancia?

La importancia seria tratar la causa para que el síntoma desaparezca y el tratamiento fuera eficaz.

Solo tratando el síntoma (dolor referido) el dolor remitiría. Sin embargo no tratamos la causa real, por consecuencia, tarde o temprano volvería el dolor referido.

La finalidad es buscar el origen del dolor referido. Es decir, el dolor miofascial representa un dolor a nivel local o distal con lo que buscamos el origen del dolor para tratarlo de raíz, a través de un examen físico para llegar a un diagnostico. Siendo el punto gatillo el origen de la causa y no el síntoma. El entendimiento, la identificación y sus principales características permiten ampliar los diagnósticos diferenciales y obligan a examinar adecuadamente al paciente.

Tratamientos

TRATAMIENTO CONSERVADOR

Estas técnicas deben ser siempre el tratamiento de elección y preceder a las técnicas invasivas, si bien es cierto que los resultados no suelen ser tan eficaces, o al menos requieren un mayor tiempo de tratamiento y un mayor número de sesiones. Sin embargo, son imprescindibles, sobre todo en casos de personas con miedo insuperable a las agujas.

Entre ellas se encuentran:

TRATAMIENTO INVASIVO

Dentro del tratamiento invasivo nos encontramos con la Punción Seca. Es una técnica semi-invasiva que utiliza la punción con agujas de acupuntura para tratar la afección músculo-esquelética directamente sobre el Punto Gatillo.

La aguja se introduce sobre el punto gatillo buscando su presión y va a producir la desactivación d este, liberando acetilcolina, y así deje de producir dolor. La mayoría de las veces se aplican diversos pinchazos sin extraer la aguja.

Representa una de las técnicas más eficaces de tratamiento del Punto Gatillo Miofascial, sobre todo cuando se combina con otras técnicas fisioterápicas y posee también una importancia diagnóstica.

Consideraciones a tener en cuenta en la ELECTROACUPUNTURA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *